PRONTOSAN GEL 30 ML

warning Producto no disponible

Detalles de producto
ACCIÓN Y DESCRIPCIÓN

Las heridas deben limpiarse si existe un exceso de exudado o si este es problemático, cuando existen esfacelos y tejido necrótico o materias extrañas en la herida, como suciedad y residuos, o si la herida está claramente infectada.
Aunque se puede utilizar agua como limpiador de las heridas y no se ha observado que ello aumente el riesgo de infección ni que retrase la cicatrización, el uso de productos específicamente diseñados para la limpieza de las heridas puede mejorar los resultados clínicos gracias a las modalidades adicionales de limpieza de heridas.
Están apareciendo datos que apuntan a que la combinación de PHMB con un tensioactivo (betaína) tiene una mayor capacidad para penetrar en las capas de difícil eliminación y para desprender los residuos, las bacterias y las biopelículas de las heridas.
Prontosan se puede utilizar en gran variedad de heridas agudas y crónicas, entre ellas: Heridas quirúrgicas y traumáticas Úlceras vasculares Úlceras de decúbito Úlceras de pie diabético Quemaduras de primer y segundo grado.
La indicación principal para el empleo de productos Prontosan es la limpieza, descontaminación y eliminación del exceso de exudado, esfacelos y escaras, con el fin de impedir la formación de la biopelícula y reducir el olor de la herida.
Prontosan Gel se puede aplicar en heridas traumáticas o quirúrgicas suturadas a fin de prevenir una contaminación microbiana adicional.
Tanto la solución de irrigación como los geles se pueden emplear también en fístulas, abscesos y heridas cavitadas.
Prontosan solución se puede utilizar para los puntos de entradas de sondas urinarias, sondas de gastrostomía endoscópica percutánea (GEP) o de yeyunoestomía endoscópica percutánea (YEP) y estomas.
Prontosan puede ser una alternativa útil o una ayuda para los antibióticos sistémicos y se puede utilizar además de forma preventiva como método de PLH, ya que no hay datos de absorción sistémica, toxicidad ni resistencia bacteriana a sus componentes.
Útil en la humidificación de vendas y apósitos de heridas como compresas, gasas, almohadillas, esponjas, geles, hidro fibras, alginatos, hidrocoloides, etc, y durante el cambio de vendajes, para desprender las vendas u otros apósitos incrustados.
Marcado CE.
ON: 0344.
Clase III, no estéril.

COMPOSICIÓN

Agua purificada, glicerol, hidroxietilcelulosa, 0,1% undecilenamidopropil betaína, 0,1% PHMB polihexametilen biguanida.

MODO DE EMPLEO

Puede mantenerse sobre la herida hasta el siguiente cambio de vendaje.
Dependiendo del momento en el que se tenga previsto el siguiente cambio, se aplicarán diferentes cantidades: - Cantidades mayores: cuando se cambie el vendaje tan sólo después de varios días.
- Cantidades menores: cuando el cambio de vendaje vaya a realizarse al día siguiente o en el mismo día.
De esta forma la superficie de la herida se mantiene humedecida, permitiendo una buena limpieza.
Los depósitos se disuelven suavemente y se retiran con el siguiente cambio de vendaje.
Debe utilizarse tantas veces como sea necesario para que todos los depósitos y tejidos neurotizados se puedan retirar fácilmente y la herida aparezca limpia.
Esta es una buena condición previa para la curación natural de la herida y permite el desbridamiento quirúrgico en condiciones óptimas de visibilidad.
Las heridas deben limpiarse si existe un exceso de exudado o si este es problemático, cuando existen esfacelos y tejido necrótico o materias extrañas en la herida, como suciedad y residuos, o si la herida está claramente infectada.
Aunque se puede utilizar agua como limpiador de las heridas y no se ha observado que ello aumente el riesgo de infección ni que retrase la cicatrización, el uso de productos específicamente diseñados para la limpieza de las heridas puede mejorar los resultados clínicos gracias a las modalidades adicionales de limpieza de heridas.
Están apareciendo datos que apuntan a que la combinación de PHMB con un tensioactivo (betaína) tiene una mayor capacidad para penetrar en las capas de difícil eliminación y para desprender los residuos, las bacterias y las biopelículas de las heridas.
Prontosan se puede utilizar en gran variedad de heridas agudas y crónicas, entre ellas: Heridas quirúrgicas y traumáticas Úlceras vasculares Úlceras de decúbito Úlceras de pie diabético Quemaduras de primer y segundo grado.
La indicación principal para el empleo de productos Prontosan es la limpieza, descontaminación y eliminación del exceso de exudado, esfacelos y escaras, con el fin de impedir la formación de la biopelícula y reducir el olor de la herida.
Prontosan Gel se puede aplicar en heridas traumáticas o quirúrgicas suturadas a fin de prevenir una contaminación microbiana adicional.
Tanto la solución de irrigación como los geles se pueden emplear también en fístulas, abscesos y heridas cavitadas.
Prontosan solución se puede utilizar para los puntos de entradas de sondas urinarias, sondas de gastrostomía endoscópica percutánea (GEP) o de yeyunoestomía endoscópica percutánea (YEP) y estomas.
Prontosan puede ser una alternativa útil o una ayuda para los antibióticos sistémicos y se puede utilizar además de forma preventiva como método de PLH, ya que no hay datos de absorción sistémica, toxicidad ni resistencia bacteriana a sus componentes.
Paso 1: Retirar los apósitos antes de la aplicación, si es necesario, caliente la solución, a temperatura corporal inmediatamente antes de su uso.
Retire los apósitos antiguos utilizando Prontosan solución para empapar y soltar los apósitos incrustados en caso necesario.
Paso 2: Aplicar la solución La herida y la piel circundante se deben irrigar a continuación con la solución para despegar los residuos de la superficie y eliminar cualquier contaminación.
Aunque se puede usar como mera solución Seguidamente, el área de la herida y la piel circundante se pueden limpiar cuidadosamente con gasas empapadas en Prontosan para facilitar la eliminación de los residuos y los contaminantes superficiales, la biopelícula y el tejido muerto.
Paso 3: Aplicar el gel para heridas La solución se puede utilizar de forma independiente, pero para obtener mejores resultados se recomienda utilizarla junto con Prontosan Gel o Prontosan Gel X.
Esto permite que la limpieza y la descontaminación de la herida continúen y mantiene un entorno de cicatrización de la herida húmedo hasta el siguiente cambio de apósito.
Prontosan Gel se puede aplicar directamente a la herida, además de utilizarse para rellenar heridas cavitadas o para humedecer apósitos con el gel antes de su aplicación.
La intención es cubrir la herida con abundante gel, aunque esto pueda exigir la revisión de la herida, si esta o la piel que la rodea se humedece en exceso o se macera.
En las heridas profundas, tuneladas o cavitadas se recomienda aplicar una capa gruesa de Prontosan Gel, en heridas con una gran superficie se debe aplicar una capa Prontosan Gel X.
Paso 4: Aplicar un apósito secundario A continuación, se debe aplicar un apósito secundario sobre el gel.
La elección del apósito secundario dependerá del tipo de herida y de su posición, de la cantidad de exudado y de la frecuencia de cambio de los apósitos.
El gel se puede utilizar con muchos tipos de apósitos secundarios, incluidos apósitos o gasas no adhesivos, apósitos de fibras absorbentes, espumas y apósitos adhesivos.
Sin embargo, si se usa con productos absorbentes, puede que sea necesaria una mayor cantidad de gel para mantener el lecho de la herida húmedo, ya que una parte será absorbido por el apósito secundario.
También es adecuado su uso con apósitos secundarios bajo un vendaje de compresión.
¿Con qué frecuencia se debe usar Prontosan? Siempre que sea posible, se recomienda utilizar Prontosan inicialmente a diario, aunque se han observado mejorías con cambios de apósitos menos frecuentes.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS

No se debe utilizar: a) si se sabe que el paciente es alérgico o si se sospecha que pueda ser alérgico a uno de los ingredientes del producto, b) en el SNC o en las meninges.
c) en el oído medio u oído interno.
d) en los ojos.
e) en el cartílago hialino y en cirugía aséptica de las articulaciones.
Si entra en contacto con el cartílago aséptico, deberá lavarse la zona inmediatamente con una solución Ringer o una solución salina normal.
f) en combinación con tensioactivos aniónicos.
g) en combinación con jabones de limpieza, ungüentos, aceites, enzimas, etc.
Estas sustancias deben ser retiradas completamente de la herida antes de aplicar el producto.
Restricciones de uso: Embarazo y periodo de lactancia: No existe evidencia de toxicidad mutagénica ni embrionaria asociadas a los ingredientes de este producto.
Al no existir reabsorción sistémica de polihexanidos, no es probable que se transmita a la leche materna.
Debido a la falta de ensayos clínicos pertinentes y a la insuficiente experiencia clínica con embarazadas y mujeres lactantes, sólo debe utilizarse tras una cuidadosa evaluación médica de dichos pacientes.
Niños y recién nacidos: Debido a la falta de datos clínicos suficientes, en el caso de los niños y recién nacidos sólo debe utilizarse de forma selectiva y bajo un estricto control médico.
Sólo para uso externo.
No utilizar para infusión o inyección.
No ingerir.
No utilice tubos que tengan desperfectos.
Mantenga los envases lejos de la luz directa del sol.
Mantenga el producto fuera del alcance de los niños.

CONSERVACIÓN Y CADUCIDAD

Una vez abiertos, Prontosan solución y los productos en gel se pueden conservar durante ocho semanas para su uso en un solo paciente, siempre y cuando no exista contacto directo con la herida (excepto en el caso de las ampollas de solución más pequeñas, que son de un solo uso).